martes, 21 de enero de 2014

Lanzamiento de "Comer sin Miedo"

Estimados lectores. Me es grato anunciaros que el pásado jueves 16 de enero llegó a todas las librerías mi segundo libro, "Comer sin Miedo", publicado por la editorial Destino (grupo Planeta) en el que hablo de mitos, falacias y mentiras sobre la alimentación en el siglo XXI. El libro estará disponible en papel, y en digital, tanto en formato epub como en formato MOBI.
¿Tenemos motivos para decir que la comida de ahora es peor que la de nuestros abuelos? ¿La industrialización de la comida nos está envenenando? ¿Qué dieta es la mejor? ¿Consumir comida ecológica es más sano? En el libro he tratado de contestar a estas cuestiones de forma rigurosa y a la vez divertida, o por lo menos, yo me he divertido escribiéndolo. Que quereis que os diga, a la gente le gusta que en su alimento aparezca la palabra "natural", o "sin conservantes", a mi en cambio, me preocupa.  No entiendo la demonización de la intervención humana en los alimentos, puesto que hoy la comida es más segura que nunca en la historia de la humanidad y por fin tenemos el privilegio de poder comer sin miedo.
 En Comer sin miedo analizo toda la evidencia científica que hay detrás de la información que nos llega sobre la comida, separando el grano de la paja, pero contado con un estilo irónico y divertido, huyendo de la fría prosa científica. Sin renunciar ni un ápice al rigor, trato de dar los argumentos para que tomemos conciencia de que en los países desarrollados tenemos la suerte de disfrutar de la comida a un precio más asequible y más segura que en cualquier momento anterior de la historia. De hecho la epidemia de obesidad y diabetes es debido a que elegimos mal la comida. Tenemos que preocuparnos de comer más verdura y menos grasas saturadas. La nutrición no es una cuestión de alimentos buenos y malos, sino de dietas equilibradas.

Todos recordamos noticias de que tal alimento que comemos todos los días es cancerígeno, tal aditivo causa no se cuantos problemas o que hay la comida que sirve determinada cadena de comida rápida está contaminada con carne de otro animal. Por si esto fuera poco esta la información alternativa, representada generalmente por los correos en cadena que nos llegan por Internet, que nos alertan de que se ha encontrado carne de rata en las hamburguesas, que la leche es tóxica y la reciclan si caduca. Y por si esto fuera poco ahora la última moda es que no hay famoso o aspirante a famoso que no publique un libro de cocina o de alimentación y que se atreva a dar consejos sobre dietas o alimentación. En el libro Comer si miedo explica que nunca hemos comido mejor y más seguro, y eso no va cambiar a pesar de nuestros miedos. Decir que queremos comer sin química o sin genes es aberrante desde el punto de vista científico, y absolutamente imposible. Asustarnos por los transgénicos, los restos de pesticidas o los interruptores endocrinos en el fondo es una gran suerte, la de poder comer todos los días. Eso sí, es responsabilidad nuestra elegir bien y seguir una dieta.
 Listado de capítulos:
Prefacio: " Sine agricultura nihil"
Cap 1: ¿Y esto de comer para qué sirve?
En el primer capítulo explicao que comer es la forma por la que nuestro cuerpo suple sus necesidades de materia y de energía. Utilizando conceptos muy básicos es fácil entender lo que hace nuestro cuerpo con la comida y sirve para desmontar creencias absurdas como el respiracionismo, afirmaciones de gente que dice que no necesita comer o dietas basadas en un único alimento.

Cap. 2: Yo como artificial. Y tú también
En el segundo capítulo abordo el mito extendido de la comida natural. ¿Es posible comer natural? Realmente toda nuestra comida es fruto de nuestra tradición cultural y de nuestra tecnología. Una berenjena es tan artificial como unas croquetas de marca blanca del día. Lo creamos o no, en un tomate hay más tecnología que en un IPhone 5. No somos lo que comemos, comemos lo que somos.

Cap. 3: Una marca comercial llamada alimentación ecológica
El tercer capítulo está dedicado a una de las últimas modas alimentarias. La comida ecológíca. A pesar de su gran presencia en medios de comunicación su consumo es todavía  minoritario, pero ¿sabemos que quiere decir que un alimento sea ecológico? Realmente el sello de producción ecológica solo garantiza que ha superado un proceso de evaluación, pero ¿es más sano? ¿más respetuoso con el medio ambiente? ¿más sabrosos? ¿más social? Pues los datos nos dicen que la respuesta a estas tres preguntas es negativa. Por si fuera poco la seguridad alimentaria en este tipo de productos tampoco es la más deseable, lo que explica las crisis que hemos sufrido asociadas a este tipo de alimentación.
 Cap. 4: Cocina tradicional: el quimicefa de la abuela
Tomando como punto de partida la moda de lo natural y de lo tradicional, y que todo el mundo quiere “comer sin química” en capítulo 4 se dedica a desmontar los mitos relacionados con el uso de la química en la cocina. Los platos y preparados más tradicionales como en el cocido o la paella no son más que complejas reacciones químicas a las que sometemos a los alimentos para hacerlos más apetecibles. Y la abuela ya lo sabía.
 Cap. 5: Asustar es fácil
Aquí desmonto todas las alertas y miedos alimentarios más recientes. ¿Estamos consumiendo alimentos cancerígenos? ¿y tóxicos? Porque hay alertas en las que dejamos de comer un alimento y luego se nos olvidan ¿alguien se acuerda de las vacas locas, los pollos con dioxinas o la carne de caballo en las hamburguesas? ¿En que quedaron? Y sobre todo ¿Por qué es tan fácil asustarnos?
117177_comer-sin-miedo_9788423347568.jpg
El libro que desmonta la teoría de La enzima prodigiosa y enseña a comer de forma realmente saludable.
Cap. 6: Que yo siga una dieta sí que es un milagro
El sexto capítulo habla de las mal llamadas dietas milagro y nos explica como adelgazar no es un milagro sino cuestión de esfuerzo y disciplina durante varios meses, pero nunca es una misión imposible. Tampoco existe ninguna enzima milagrosa que nos haga adelgazar. También doy algunos consejos para reconocer las dietas que son una estafa y que tiene que cumplir una dieta para perder algún que otro Kilillo que nos sobra.

Cap. 7: Dietas filosóficas o religiosas
En el capítulo séptimo se aborda de forma científica, pero a la vez desenfadada las dietas que diferentes grupos sociales o religiosos han seguido a lo largo de la historia. ¿Es más sana una dieta vegetariana? ¿Tiene una justificación el rechazo a la carne de cerdo de judíos y musulmanes? ¿El crudivorismo previene el cáncer? ¿Qué religión ha propugnado las normas alimentarias más estrictas a lo largo de la historia?

Cap. 8: Mejor conservante en mano que salmonela volando
Y por último en el capítulo 8 vamos al peliagudo tema de los conservantes y colorantes, tan demonizados en los últimos años ¿hay motivo de preocupación? ¿podemos prescindir de ellos?  Pues realmente los conservantes son más una bendición que un problema… y los hemos utilizado desde el principio de la civilización, con la diferencia que antes lo hacíamos a ciegas y ahora sabemos exactamente que utilizamos y en que condiciones, pero lo que estamos seguros que no supone ningún problema para la salud y podemos disfrutar ampliamente de los beneficios de que la comida se conserve durante todo el año.

Epílogo: ¿Cómo será la comida del futuro?
Mirando por dónde va la tecnología podemos tener una idea de por dónde irá la comida. En el futuro hablaremos, todavía más de Transgénicos, Alimentos funcionales, nutracéuticos, enriquecidos o reforzados, probióticos, prebióticos, nutrigenómica y un largo etcétera.

Pues nada, espero que os guste y lo disfruteis como si fuera vuestra comida favorita.

Aquí podeis descargar el prefacio y la lista de capítulos.AVANCE EDITORIAL Comer sin miedo

PD: recuerdo que ahora publico regularmente en "Tomates con Genes". este blog solo publicara anuncios puntuales.
Votar esta anotación en Bitácoras.com

viernes, 15 de noviembre de 2013

Me mudo a Tomates con Genes

Estimados lectores:

Hasta aquí hemos llegado. No es que vaya a dejar de dar la tabarra, pero creo que era hora de hacer un cambio y pasar a hacer algo un poco diferente por lo que este va a ser el último post en mucho tiempo en este blog. Lo cual no quita que vaya a dejar de escribir, al contrario... a partir de ahora me encontrareis en el blog: Tomates con Genes,  (jmmulet.naukas.com) que se integra dentro de la plataforma Naukas un proyecto que me ha entusiasmado y que pretende ser la primera plataforma de blogs científicos en lengua hispana

La verdad es que el blog este empezó de casualidad. En Enero del 2010 entregué el manuscrito de "Los Productos Naturales ¡vaya timo!" al editor y se me ocurrió la idea de abrir un blog como forma de darle un poco de vidilla al libro. Las cosas funcionan como funcionan en las editoriales pequeñas y el libro no se publicó hasta mucho tiempo después. Durante el primer año el blog estuvo prácticamente en animación suspendida con 4 entradas en los 10 primeros meses y una media de 2 a 4 visitas al día, siendo generoso. En Noviembre del 2010 empiezo a participar como colaborador en Naukas, en esa época Amazings.es (curiosamente cuando mi blog tenía 4 entradas... nunca lo entenderé) y empiezan a subir las visitas, con lo que me animo a escribir con más regularidad. Cuando finalmente se publica el libro en Junio del 2011, el blog ya había adquirido vida propia. Lo gracioso es que mucha gente pensó que el libro era un recopilatorio de posts o algo por el estilo cuando no tenía nada que ver, realmente el libro estaba escrito tiempo antes de publicar el primer post. 

Ahora que estamos puedo decir que el nombre nunca me gustó... viene a ser como llamar a un país Estados Unidos o a una ciudad Buenos Aires, que no te ríes ni te suena raro porque ya te has acostumbrado, pero debería. La coletilla del ¡vaya timo! venía impuesta por la colección, y lo de "Los Productos Naturales", yo lo hubiera abreviado por "Lo Natural" o  "El naturalismo", pero el editor me dijo que "Los Productos Naturales" era un título más preciso y menos filosófico. El libro no se ha vendido mal, el blog ha funcionado bien, quizás tuviera razón, pero a mi el título sigue sin acabar de convencerme.


A todo esto, el blog siguió creciendo en visitas. Me di cuenta que había creado un monstruo cuando en Enero del 2012 me invitaron a dar una charla sobre blogs de ciencia. ¡¡si no llegaba a dos años de experiencia en el campo y un año había estado ne blanco!! La cosa no ha parado, al contrario. Dos años después me llaman para que imparta talleres a profesores universitarios y aprovechando un cambio de planes en el Master que dirijo tenemos una asignatura de "comunicación científica" donde también hablo con mis alumnos de blogs y redes sociales. De hecho ahora estoy preparando un curso de formación trasversal de doctorado sobre este tema. 

¿Por qué un cambio? Bueno, hay varios motivos. Para empezar no soy la persona más capacitada para diseñar un blog. He ido tirando toda la vida con una decoración predeterminada por Blogger (que seguro que habeis visto en otros blogs), y peleándome con los widgets y los enlaces que no actualizo. Me apetecía moverme en un entorno más profesional. También hay una cosa que me da fobia: repetirme. El problema es que me cuesta mucho menos escribir un post sobre biotecnología o agricultura ecológica que uno sobre historia o arte moderno por cuestión de que necesito menos tiempo para documentarme. Y al final acabo siempre escribiendo sobre el mismo tema... con el miedo que pueda aburrir a mis lectores. Estar en una plataforma es un incentivo para tratar de buscar nuevos temas, o que los lectores encuentren temas más variados, aunque no los escriba yo. Y por último, este blog surge muy ligado a un libro de la editorial Laetoli. El libro ha tenido el recorrido que ha tenido y me lo he pasado muy bien, pero nada es eterno y no puedo estar toda la vida hablando del mismo libro. Ahora mismo tengo otro proyecto entre manos, con otra editorial (que por cierto, ha quedado chulísimo, ya informaré), por lo que me parece un momento oportuno para empezar de nuevo. 

Dicho esto los casi tres años que he estado escribiendo han sido de las experiencias más gratificantes que he vivido. me han dado la oportunidad de conocer a gente interesantísimas y de aprender con muchos de los comentarios de los lectores. Espero poder llevarme eso al nuevo blog. 

Todo sea dicho, dejo el blog en su mejor momento en lo que a lectores se refiere. El pasado mes de octubre fue el segundo con más visitas de la historia del blog (el primero fue Mayo del 2013, por influencia del programa Salvados y la reseña de "La Enzima Prodigiosa"). Ahora mismo estoy en unas 3000-4000 visitas diarias. Lo prefiero así. Mejor hacer un cambio cuando la cosa esta en plenitud que cuando empiece a languidecer. Ya sé que los cambios son arriesgados y que por mucho que informe posiblemente perderé muchos lectores... la vida es asumir riesgos. Todos los posts van a seguir colgados y los comentarios abiertos, pero ya sabeis, a partir de ahora escribiré en Tomates con Genes.  ¿os mudais conmigo?

THE END

Votar esta anotación en Bitácoras.com

jueves, 14 de noviembre de 2013

Sobre la historia de la agricultura.

Todo lo que somos se lo debemos a la agricultura. Parece exagerado, pero gracias a que los supermercados están llenos no tenemos que deambular por la sabana huyendo de los leones y cazando con lanzas. Eso nos otorga el lujo de destinar nuestro valioso tiempo a actividades diferentes a la de buscar alimento. Solo así hemos podido desarrollar, entre otras cosas, la ciencia, el arte y la tecnología. Nada de eso existiría si la agricultura y la ganadería no nos proveyeran de alimentos seguros a un costo asumible.


¿Cómo fue al principio? ¿Cómo surgió todo? Las sociedades paleolíticas eran nómadas que se dedicaban a la caza o a la recolección de especies silvestres y tenían que vérselas frecuentemente con la escasez de suministros. Sería exagerado pensar que los hombres paleolíticos eran una especie de yonkis desesperados que invertían todo su tiempo y esfuerzo en buscar la siguiente dosis de comida. Es cierto que tenían tiempo para el ocio, el arte o la religión, pero unos simples números nos demuestran que no era una vida regalada. En esta época un individuo necesitaba 20 Km2 de zonas herbáceas para procurarse su sustento. En climas húmedos y cálidos esta superficie baja hasta los 10 Km2 y en condiciones excepcionalmente buenas como un río con pesca abundante solo 1,5 Km2. Esta gran necesidad de espacio implica que las tribus primitivas podían tener como máximo 6-12 familias que abarcaban unos 80-100 Km2. Todavía llevamos en nuestros genes el legado de nuestro pasado nómada. Uno de los primeros síntomas de una nutrición pobre en una mujer es una amenorrea  (interrupción del ciclo menstrual) que puede tardar unos meses en reaparecer a pesar que se recupere la alimentación correcta y el peso. Esta es una estrategia fisiológica de supervivencia en una situación de alimentación insuficiente, ya que llevar adelante un embarazo implicaría un grave riesgo para la madre y el hijo. Esta particularidad es una reminiscencia darwinista de cuando era frecuente que una época de alimento abundante fuera seguida de una época de hambre. Otra reliquia es el gen PPAR-γ, responsable de que toda la energía sobrante sea almacenada en forma de triglicéridos como reserva para tiempos peores y que en nuestra sobrealimentada sociedad occidental solo sirve para criar michelines; lo que en la prehistoria fue útil para la supervivencia, hoy aumenta el riesgo de sufrir un infarto....

Y así empieza mi artículo para la revista Naukas ¿te lo vas a perder?



Y por si fuera poco aquí va el resto de artículos:


Cuando la Medicina se toca con la ciencia ficción — Julián Palacios.
Siete escenarios apocalípticos improbables, pero… ¿imposibles? — Sergio L. Palacios.
Matemáticas contra los desastres naturales — Natalia Ruiz Zelmanovitch.
Cómo el hombre aprendió a pintar la Tierra — Miguel García Álvarez.
Reprogramación celular: devolviendo la pluripotencia a las células adultas — Manuel Collado.
Las trampas y sorpresas de la memoria — Esther Samper.
Nanotecnología alimentaria: cuando lo pequeño es mucho más — José Manuel López Nicolás.
Aquoporinas: de los canales de agua a la cura frente a la Malaria — Lucas Sánchez.
 Más rápido que la luz: cuando Einstein te multa por exceso de velocidad — Mario Herrero-Valea.

Y aprovecho para recordar que hoy Jueves 14-11 a las 20:00 en el Pub Ben's Inn (Plaza de Honduras, Valencia) Fernando Frías, autor de los blogs la lista de la vergüenza y el fondo del asunto nos hablará de la homeopatía.


Votar esta anotación en Bitácoras.com

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Sin transgénicos, con E. coli

La última alerta alimentaria importante ha surgido en Estados Unidos. Recientemente han retirado 80 toneladas de ensaladas producidas por la empresa Glass Onion catering, por estar contaminadas por E. coli. Hasta la fecha este brote ha causado 26 hospitalizaciones. Esta alerta es un ejemplo de los efectos de la quimiofobia alimentaria. Mirando su página web queda claro que es una distribuidora de comida dedicada al mercado gourmet y que supuestamente vende comida saludable porque:


Our salads, sandwiches, wraps and treats are crafted to the client’s specific recommendation. We only use the freshest, most natural ingredients to promote a healthy lifestyle.
Trans fat free
No artificial colors or flavorings
No preservatives or additives
No genetically modified ingredients
Locally grown produce used (when possible)
Retail venues can maximize their buying power and streamline their distribution with Glass Onion’s gourmet, grab and go options. Contact us today for custom options for your business.




Osea: no utilizan transgénicos, ni conservantes ni colorantes. Por una extraña regla de tres asumen que eso implica que su comida es más sana... aunque los resultados impliquen lo contrario. Y si no, que se lo pregunten a la gente hospitalizada. Creo que igual hubieran preferido utilizar un conservante efectivo y no haberse intoxicado por bacterias.

Por cierto y ya que estamos en Estados Unidos, las última alertas graves relacionadas con productos ecológicos han sucedido en ese país, pero como suele suceder no nos hemos enterado. De junio a septiembre tuvimos 164 hospitalizados por infectarse con hepatitis A procedente de granadas ecológicas turcas distribuidas por Townsend's farms como parte de su producto "organic antioxidant blend". Como veis las intoxicaciones no vienen por los conservantes, los colorantes ni los trasngénicos, sino que las trae lo "ecológico" y "natural". Lo dicho, la comida ecológica, solo para valientes. No en vano el bloguero estadounidense Steve Savage ya decía que a pesar de que se habla mucho de la agricultura ecológica la producción y el consumo sigue siendo minoritario, por suerte, dada su tremenda inseguridad. 

Puedes darle más visibilidad a esta entrada votando aquí.


Votar esta anotación en Bitácoras.com

martes, 29 de octubre de 2013

Bangladesh presenta la berenjena transgénica

Ayer salió en la prensa que Bangladesh va a lanzar la primera berenjena transgénica al mercado. Esta berenjena contiene el gen Cry1Ac procedente de la bacteria Bacillus thuringiensis (Bt) que confiere resistencia a dos de las plagas más terribles para este cultivo en Asia, el taladro, tanto el que ataca al tallo como al que ataca al fruto. Este transgén se ha introducido en 4 variedades locales distintas de berenjena (Bt Brinjal-1 (Uttara), destinada a la región de Rajshahi, Bt Brinjal-2 (Kajla) para cultivarse en las región de Barisal, Bt Brinjal-3 (Nayantara) para Rangpur y Dhaka, y Bt Brinjal-4 (Iswardi local) en Pabna y Chittagong.  La proteína que incorporan estas variedades es tóxica para el epitelio intestinal de las larvas de los insectos, por lo que su consumo es inocuo en mamíferos, prueba de esto es que la bacteria Bt (espolvoreada sobre el cultivo) se utiliza alegremente como insecticida ecológica y que de forma natural vive en el suelo.


Un nuevo fichaje en el club de la biotecnología agrícola


El modelo de Bangladesh ha sido similar al de otros países como Brasil, Cuba o Indonesia, ya que este desarrollo no depende de ninguna multinacional, sino de un organismo público de investigación como es el Instituto de Investigación Agrícola de Bangladesh (Bari). De esta forma el país se convierte en el primero de la región que cultiva un organismo trasngénicos con fines alimentarios. India, Pakistán y Myanmar cultivan transgénicos, pero solo algodón, que en Europa importamos generosamente (mira la etiqueta de la ropa que llevas puesta), a pesar que impedimos a nuestros agricultores sembrar algodón transgénico. Cabe recordar que la India ha desarrollado una variedad similar, pero que no ha salido al mercado por las presiones de grupos ecologistas, encabezados entre otros por Vandana Shiva, que tiene el dudoso mérito de haberse inventado la leyenda urbana de que los agricultores en la india se suicidan por culpa de los transgénicos. Cabe señalar que originalmente decía que era por culpa de las empresas que vendían fitosanitarios, y cuando la India empezó a sembrar algodón Bt, cambió el discurso. Me gustaría que algún día explicara que si esto es cierto ¿cómo puede ser la India el principal productor mundial de algodón transgénico? ¿son agricultores zombies? Pues los datos desmienten a Vandana.

Otra cosa que sorprende es que una vez superados todas las pruebas y emitidos los informes esta variedad ha necesitado 2 días para obtener la autorización. Si lo comparamos con los 12 años que necesitó la patata Amflora en Europa, uno se pregunta para que necesitamos tanta burocracia.

Bangladesh se convierte en el país 29 de la lista de países que siembran transgénicos y la berenjena se une al algodón, la soja, el maíz, la colza, la remolacha, la papaya, la judía, la rosa y el clavel en pasar a la lista de organismos con variedades transgénicas en el mercado. 

Aquí está la noticia original.

Puedes darle visibilidad a esta noticia votando aquí.

La inversión en investigación pública al servicio de la sociedad.



Votar esta anotación en Bitácoras.com

lunes, 28 de octubre de 2013

Ecologismo y transgénicos: una propuesta desde la izquierda

Ya conté hace unos meses mis cuitas con un medio de comunicación, presuntamente de izquierdas, que presuntamente que apoya la libertad de expresión, las libertades individuales y la razón por encima de la superstición (o no), que se negaba a publicar un articulo mío, que había escrito a petición de un colaborador del mencionado medio (Diagonal creo que se llama) y encima tuve que soportar que una colaboradora se pusiera vacileta. El viernes reproducía un artículo de Mauricio-José Schwarz que había sido censurado por blogger a instancia del Banco Triodos por criticar la pedagogía Waldorf y las escuelas que lo practican, un entramado manejado por al secta antroposofía, a la que pertenecen todos los dirigentes del mencionado banco, que aunque niegan tener relación con la mencionada organización, tratan de censurar los artículos críticos con ella. 




Ahora la censura ha afectado al artículo de Juan Segovia (@juanillosegovia) , militante de Izquierda Unida en Andalucía, que escribió un artículo en "Mundo Obrero" defendiendo el uso de la biotecnología agrícola y criticando al posición oficial de IU. El artículo ha sido retirado de Mundo Obrero a instancias de @RaulArizaIU, curioso puesto que este personaje milita en IU Aragón. Quizás desconozca que Aragón y Cataluña son las comunidades autónomas donde se concentra la mayoría del cultivo de transgénicos en España, por lo que estoy seguro que algún que otro agricultor simpatizante de su partido está sembrando maíz MON810. Debería hablar con ellos antes de exigir censurar un artículo. Más que nada porque esas actitudes son más propias de totalitarismos, no de un partido que se dice plural. Puede ser que Raúl Ariza no sepa que Cuba ha apostado decididamente por esta tecnología ¿También van a solicitar la censura al diario Granma, que ha publicado varios artículos a favor de los transgénicos? También es extraño porque yo publiqué hace unos meses un artículo en la misma revista que fue publicado y comentado sin mayor polémica.   


¿Este artículo de Granma también vas a retirarlo Raúl?

Bueno, pues efecto Streisand a la salud de @RaulArizaIU. Aquí reproduzco el artículo.


ECOLOGISMO Y TRANSGÉNICOS: UNA PROPUESTA DESDE LA IZQUIERDA
Parece haber una guerra abierta del movimiento ecologista en general y de los partidarios de la “agricultura ecológica” en particular contra una tecnología conocida como ingeniería genética, y más concretamente contra los organismos genéticamente modificados, los famosos transgénicos. Los enemigos de esta tecnología sostienen que dichos organismos son potencialmente peligrosos para el medio ambiente y el consumo humano y que su producción lleva al agricultor a perder control sobre sus productos en favor de multinacionales como Monsanto.

En cambio los defensores de los organismos genéticamente modificados (entre los que me encuentro) sostenemos que no hay estudios que demuestren la supuesta peligrosidad de estos organismos (lo que no quita que pueda haber algún estudio concreto de algún organismo concreto, en situaciones experimentales muy concretas). A esta falta de pruebas sobre la peligrosidad se suman las numerosas pruebas en sentido contrario, como la que apuntan que estos organismos pueden contribuir a mejorar el medio ambiente, ya sea gracias a la capacidad de algunos para resistir a las plagas (lo que conlleva un menor uso de pesticidas), la menor necesidad de agua para su producción en otros casos y un largo etcétera de mejoras que hacen que los cultivos sean más resistentes y productivos. A estas ventajas medioambientales se suman también otras para la salud humana. Un buen ejemplo de ello es el arroz dorado, que de ser producido en grandes cantidades podría evitar más de un millón de casos de ceguera al año por déficit de beta-carotenos en Asia, o el trigo sin gluten que recientemente se ha desarrollado en la Universidad de Córdoba.

En cuanto al tema de la dependencia tecnológica de multinacionales, debemos recordar que la agricultura mundial ya dependía de estas mismas multinacionales antes de que existieran los transgénicos y por lo tanto estos no pueden ser nunca la causa de esta dependencia. No se trata de estar en contra de esta tecnología como forma de oponerse a las multinacionales, de la misma forma que nuestra lucha contra los abusos de Microsoft o Apple no nos llevan a estar en contra de la informática sino a apostar por el software libre y gratuito. De la misma forma, en agricultura deberíamos apostar por algo parecido, un sistema público de desarrollo de esta tecnología que permita al agricultor acceder a la misma libremente, reduciendo o eliminando la actual dependencia con las multinacionales. Un camino que ya han iniciado muchos países, como Cuba, donde el estado financia la investigación sobre semillas transgénicas que posteriormente llegarán a los agricultores a precio de semillas corrientes. Gracias a esta tecnología, Cuba ha comenzado a cultivar un maíz resistente a la principal plaga de la isla, reduciendo su dependencia del maíz de importación y por lo tanto mejorando su soberanía alimentaria.

Sin embargo, el análisis básico de los ecologistas sobre el modelo agrícola actual es sustancialmente correcto: El sistema de explotación capitalista de la agricultura es un modelo insostenible desde el punto de vista medioambiental que está generando numerosos problemas como la erosión y pérdida del suelo, la contaminación de ríos y acuíferos por culpa de los abonos nitrogenados inorgánicos y de pesticidas, pasando por la desecación de esos mismos acuíferos, la generación de residuos sólidos, la deforestación de grandes zonas de selva tropical para obtener tierras de labor, etc. A todo esto debemos sumar que el actual modelo agrícola es socialmente injusto por que dificulta la supervivencia a los pequeños agricultores y favorece que a las multinacionales acaparar cada vez mayor parte del pastel; haciendo que los pueblos sean cada vez más dependientes de estas compañías y convirtiendo la alimentación en un producto para especular en lugar de un Derecho Humano con el criminal resultado de que millones de personas mueran de hambre. no por la falta de producción de alimentos sino a causa de esa especulación que tan vilmente enriquece a unos pocos.

Frente a este modelo, la respuesta ha sido la agricultura mal llamada ecológica u orgánica, cuyos heterodoxos planteamientos pueden ir desde posturas más o menos basadas en propuestas racionales que se apoyan en investigaciones científicas serias hasta en las ideas metafísicos de ciertos grupos, amantes de concepciones esotéricas sobre “lo natural” que defienden la vuelta a un supuesto pasado idílico en el que vivíamos en “armonía con la naturaleza”. Si bien de los planteamientos de estos últimos poco se puede sacar de utilidad, lo cierto es que gracias a los primeros tenemos conceptos tan valiosos como el de lucha integrada contra las plagas, la combinación de cultivos para aumentar la resistencia frente a enfermedades, el compostaje, la protección del suelo mediante setos y/o técnicas de laboreo adecuadas y otras propuestas que suponen una valiosa contribución a un futuro modelo de agricultura sostenible que garantice el derecho de la humanidad a una alimentación sana y de calidad. Muchos de los defensores de la tecnología transgénica califican a la agricultura ecológica de anticientífica y a sus partidarios de tecnófobos radicales que rechazan irracionalmente el avance tecnológico. Postura esta última irracional, absurda e insostenible, ya que si bien es cierto que dentro de este movimiento hay mucho new age pasado de peyote; lo cierto es que, como reza el dicho, no todo el monte es orégano y agricultores ecológicos hay de muy diverso pelaje: desde luditas radicales a simples agricultores convencionales que ven una oportunidad de conseguir con la moda de “lo orgánico” mejores mercados y un precio más justo por su producto. No obstante, la mayoría de ellos comparten una preocupación genuina por el medio ambiente y la búsqueda de un modelo agrícola alternativo que sea medioambientalmente sostenible y que garantice la soberanía alimentaria de los pueblos. Algo con lo que desde un planteamiento de izquierdas difícilmente puede estarse en contra.

Desgraciadamente, hoy en día estas técnicas por si solas no pueden competir ni de lejos en producción con las de la agricultura tradicional. El producto ecológico es un producto caro que sólo tiene futuro gracias a un sector de la población que posee dos características muy específicas: un poder adquisitivo suficiente para poder hacer frente al sobreprecio que supone esta forma de explotación y la creencia de que estos productos son mejores para su salud personal o que dicho producto tiene ciertas cualidades organolépticas superiores (el consabido tomate “que sabe a tomate de los de antes”) que le lleva a pagar ese sobreprecio. Así, lo que en principio pretende ser una respuesta contra la agricultura capitalista, acaba siendo integrado en este sistema como (ironías de la vida) un producto de lujo. A esto ha contribuido enormemente el hecho de que para considerar a un producto como “ecológico” no tiene que probar que es ambientalmente sostenible, sino solamente que en su producción no se han utilizado productos químicos de síntesis. Es decir, que unos kiwis producidos en Nueva Zelanda sin productos químicos de síntesis y transportados a Europa por avión obtendrían su sello de orgánicos pese a que la huella ecológica debida a ese transporte por avión sea posiblemente muy superior a la de cualquier producto cultivado en las cercanías del lugar de consumo, sea o no orgánico. De la misma forma, será considerado ecológico un producto abonado con abonos orgánicos, aunque estos sean utilizados excesivamente y contaminen (que también pueden) un cauce de agua próximo.

Debemos entender que la actual agricultura ecológica no es hoy en día una alternativa, sino una parte más del modelo capitalista de explotación agrario, que con el marketing de la defensa de “lo natural” tiene como público objetivo a las clases más pudientes de dicho sistema. Plantear una batalla agricultura ecológica contra convencional carece de sentido pues ambas se encuentran integradas en el modelo de mercado capitalista, cada una dirigida a grupos de consumidores diferentes, uno más generalizado y el otro más especializado y pudiente. Frente a esto debemos plantearnos un modelo de producción agraria diferente que sea realmente sostenible para el planeta, que permita garantizar la soberanía alimentaria de los pueblos y una buena calidad de vida al agricultor, y que al mismo tiempo proporcione alimentos de calidad a un coste asequible para cualquier persona. Un modelo así requiere tener en cuenta una gran cantidad de factores, desde los sociales y económicos relacionadas con los medios de producción y la propiedad de la tierra hasta los relacionados con los métodos de producción, como las técnicas de cultivo para emplear o la selección de plantas adecuadas. En este modelo sostenible los transgénicos son una herramienta agrícola más que contribuyen con semillas más resistentes tanto a enfermedades y plagas como a sequías o heladas. Desde esta perspectiva basada en el concepto de producción integrada sostenible, la soberanía alimentaria de los pueblos y la consideración del derecho a comer como un derecho humano fundamental que debe ser garantizado por los poderes públicos mundiales, los cultivos transgénicos son perfectamente compatibles con los planteamientos ecologistas, pudiendo convertirse en una tecnología extremadamente valiosa en la consecución de esos objetivos.

Juan Segovia. Militante del PCA e Izquierda Unida Andalucía y miembro del grupo promotor del Área de Ciencia en Izquierda Unida. Twitter: @juanillosegovia
Votar esta anotación en Bitácoras.com

viernes, 25 de octubre de 2013

El Banco Triodos a la defensa de su secta

Si hay un colectivo que no despierta especiales simpatías y más en los últimos tiempos es la banca. Los rescates ultrabillonarios a costa de dinero público, los desahucios y el desdén y prepotencia con el que tratan a los clientes, que somos todos, no hacen que este gremio sea el mejor valorado. En este río revuelto y descontento ha surgido otro modelo de banco, que se anuncia como ético, llamado Triodos. Su gancho publicitario es que solo hace inversiones en proyectos éticos y que para él lo primero son las personas. Todo muy bonito, dan los mismos servicios que un banco pérfido, pero ellos son buenos y concienciados. Todo muy bonito ¿no? Bueno, pues tiene truco.

Banco ético?... los cojo***



Hace tiempo Mauricio José Schwarz denunció que realmente este banco "etico" es una parte más del entramado de la secta antroposofía, un delirante movimiento creado por Rudolf Steiner, que sigue dando pingües beneficios décadas después de su muerte. Su modelo de negocio es:

  • paga bajos intereses a sus ahorradores para dar financiamiento barato a organizaciones sectarias?
  • no ofrece financiamiento a tales ahorradores y se concentra preferentemente en organizaciones que viven del dinero público y con él pagan sus créditos?
  • está comprometida con un proyecto de creencias absurdas, indemostradas y peligrosas, pero lo disimula?
  • en nombre de creencias supersticiosas combate la vacunación y promueve pseudomedicinas no probadas que pueden costar vidas y fomentar sufrimientos innecesarios?
  • promueve escuelas en las que se niega a los niños la mejor educación (y la mejor atención médica) con un esquema pedagógico caprichoso y una permanente indoctrinación ocultista?
  • juega con los miedos de la gente para promover una agricultura que no tiene beneficios, cuyos peligros sanitarios son mayores, pero que es fuente de ingresos para otra empresa de la misma secta?
Dentro de este entramado tenemos la Agricultura Biodinámica, monopolio de la empresa Demeter que incentiva prácticas como enterrar calaveras en el lecho de los ríos, Welleda, que se dedica a vender preparados para "medicina natural", sin molestarse en comprobar su efectividad, y las escuelas, la pedagogía Waldorf, que si te lees lo que dicen, más que un colegio privado para niños bien, que es lo que realmente es, parece la escuela de mutantes del Profesor Xavier. Aseguran los waldorfianos que su método fomenta la clarividencia entre otras aptitudes sobre humanas (aunque a ninguno de sus egresados le ha tocado la primitiva). Bueno, pues resulta que Mauricio publicó un post denunciando esta delirante pedagogía y el banco Triodos, si, el del buen rollo, ha interpuesto una denuncia para bloquear la entrada. Que menos que regalarle un merecidísimo efecto Streisand y reproducir aquí la entrada, tal y como se puede encontrar en el servidor francés. Aviso que es un copy-paste salvaje del trabajo de Mauricio José Schwarz. 


octubre 12, 2013


El ataque a la educación y las escuelas Waldorf

Siguen abriéndose escuelas en España regidas por algo que se llama "pedagogía Waldorf", como "La cabaña del árbol" en Toledo.

Las muñecas sin cara comunes en las escuelas Waldorf. Los niños
tienen prohibido dibujar incluso caritas sonrientes hasta los 7 años.

El concepto "pedagogía Waldorf" parece señalar un origen legítimo en las prácticas de esa disciplina, puesto que "pedagogía" es la "ciencia que se ocupa de la educación y la enseñanza".

Pero no es así. Es un sistema de indoctrinación esotérico, ocultista y producto de las divagaciones de una sola persona, de quien ya hemos hablado aquí al referirnos a la más visible institución perteneciente a su secta: Banca Triodos, el ocultista y médium austriaco Rudolf Steiner.

La "pedagogía Waldorf" es una serie de principios educativos que Rudolf Steiner, fundador de la secta llamada "antroposofía", dijo haber conocido no estudiando la enseñanza, ni los procesos cognitivos de los niños, ni lo que funciona o no mejor en un aula, sino poniéndose en trance místico y "consultando" de modo clarividente una especie de biblioteca mística universal esotérica de la sabiduría que llamaba "registro akáshico" y que decía que estaba escrito en el "éter".

La sede de la antigua fábrica de cigarrillos Waldorf-Astoria.
(Foto CC de Stephan Klage, edición de Parzi,
via Wikimedia Commons)
La historia del nombre es aún más alambicada Emil Molt, alemán dueño de la fábrica de cigarrillos Waldorf Astoria y miembro de la secta, creyendo que Steiner tenía toda la sabiduría del universo, le pidió (en su confusa mente) a su gurú que creara una escuela para los hijos de sus obreros. Steiner simplemente se inventó un sistema educativo a la medida de sus creencias místicas y en en1919 fundó la escuela con objeto de difundir sus enseñanzas y conseguir nuevos y más fieles adeptos a su visión.

La "pedagogía Waldorf" tiene así la fiabilidad de las muchas otras ocurrencias de este siniestro personaje: la agricultura biodinámica, la medicina antroposófica, la arquitectura antroposófica, la eurritmia y otras chifladuras que han sobrevivido y se multiplican gracias a contar entre otras cosas con el apoyo de Banca Triodos, la organización financiera fundada por la secta y de la cual sus dirigentes poseen el 100% de las acciones, como contamos en la entrada Antroposofía, la secta y su banco (Tríodos), claro, para disgusto de los dirigentes de Triodos, que son también los dirigentes de la antroposofía, como Joan Melé, subdirector del banco y expresidente de la Sociedad Antroposófica de España,.

Waldorf, UNESCO y Federico Mayor

Por supuesto, lo extraño a primera vista es que la UNESCO, al parecer, otorga algún tipo de "reconocimiento" a la pedagogía Waldorf como válida. Y eso anuncian a bombo y platillo las muchas escuelas de la secta.

En realidad (como en el caso de la OMS y las pseudomedicinas) esto no es exacto. Un grupo de aderptos apoyado con todo el poder económico de la secta, llamado "Amigos de la Educación Waldorf", consiguió que en 1994 se les invitara a presentar la educación Waldorf en la Conferencia Internacional sobre Educación de la UNESCO, dándoles una publicidad excelente.

(Amigos de la Educación Waldorf se ocupa además de la captación de fondos públicos para utilizarlos en la creación de sus escuelas en distintos países, violentando todos los más elementales principios de separación iglesia-estado y utilizando los fondos públicos para los fines privados de una organización religiosa.)

Sin embargo, hay por lo menos un conflicto de intereses en esta historia. El director de la UNESCO por entonces era el español Federico Mayor Zaragoza, quien aparece muy cercano a los proyectos steineritas. Es frecuentemente citado por el ya mencionado expresidente de la Sociedad Antroposófica, Joan Melé, y su blog está considerado por éste "blog amigo". Habla insistentemente en favor de la educación Waldorf (pero no de otras tendencias pedagógicas, como la Montessori) y actualmente su Fundación Cultura y Paz es uno de los proyectos que cuentan con financiamiento preferente de Triodos Bank, el banco de la secta antroposofista. No es difícil encontrar instancias en que Melé y Mayor actúan a dueto, por ejemplo ofreciendo su visión del futuro económico, basada en las enseñanzas de su gurú Rudolf Steiner. Y si no, lo entrevista Triodos Bank con bombo, platillo y primer plano.

Obviamente no es ningún delito que un director de la UNESCO tenga creencias místico-religiosas, ni mucho menos. Pero si tales creencias han influido en que una organización internacional que encabeza dé pábulo a una práctica sin más bases que la clarividencia de un austriaco alucinado, quizás el "reconocimiento" de la UNESCO no tenga demasiado valor.

Demasiados profesores

Concidentemente, por estos días y en apoyo aparente a la masacre contra la educación pública emprendida por el gobierno extremista español, Andreas Schleicher, director del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), declaró que hay demasiados profesores por alumno en la educación pública española.

Esto por supuesto fue recibido con júbilo delirante por lo que en España se conoce como "la caverna mediática", un grupo de medios de comunicación y periodistas manipuladores que incluye a militantes del catolicismo integrista, ultraconservadores sociales, neoliberales económicos, nostálgicos del franquismo, neonazis irredentos, anticomunistas de caricatura y derechistas mixtos, todos ellos identificados por tener una colosal capacidad vociferante inversamente proporcional a sus argumentos, y una ausencia total de buena fe.

Pero resulta que don Andreas Schleicher también es parte de la secta steinerita. De hecho, es egresado de una escuela Waldorf (no sabemos si es clarividente, pero suponemos que no, si lo fuera no tendría que hacer estudios sino sólo ponerse en trance como Steiner y consultar la sabiduría universal contenida, dicen los miembros de la secta, en el "registro akáshico", que es donde Steiner aprendió, sin tenerlos que estudiar en libros reales, pedagogía sin haber educado a un niño, agricultura sin haber cosechado un tomate, medicina sin haber tratado a un paciente y economía sin haber trabajado un día en su vida).

En todo caso, la seriedad del programa PISA (inventado por el propio Andreas Schleicher y según el cual las escuelas Waldorf siempre son ejemplos de educación excelente, vaya sorpresa) queda bastante en entredicho. De nuevo, don Andreas puede creer en cualquier religión o superstición, pero ello no debería marcarle el rumbo cuando está al frente de una importante oficina de la OCDE.

Problemas Waldorf

Cada vez son más las escuelas "Waldorf" o antroposóficas de España, . Centros educativos donde se cuenta a los padres una historia maravillosa de nuevos procedimientos pedagógicos basados en conocimientos científicos, libertad del niño, respeto a su individualidad, acento en la expresión de su visión personal y demás lugares comunes que ciertamente apelan a la preocupación de cualquier padre ante un sistema educativo lleno de deficiencias.

Su fundador es presentado como "filósofo", "educador" y "pensador" pero en ningún documento de la pedagogía Waldorf se señala que era un místico que hablaba con fantasmas y que derivó sus conceptos educativos de sus trances clarividentes y para servir a su más amplia secta, la antroposofía (más sobre Steiner y la pedagogía Waldorf en la entrada sobre Triodos).

La pedagogía Waldorf se basa en postulados fantasiosos, irracionales y caprichosos sin ninguna base fuera del delirante mundo del ocultismo steinerita.

Así, para empezar, los estudiantes son "identificados" misteriosamente según los cuatro humores que las antiguas supersticiones decían que tenía el ser humano. Cada niño de una escuela Waldorf es marcado como "melancólico, sanguíneo, colérico o flemático" y la educación que reciba será diferente según este "temperamento".

Los cuatro "temperamentos" según Steiner y sus relaciones con los tres "cuerpos" místicos
de los niños (haga clic para verlo en grande). Tomado de DC's Improbable Science.

Luego está la idea central de la creencia de Steiner: los niños son seres que flotan a la mitad entre el mundo espiritual y el material, es decir, que en ellos el espíritu no está debidamente integrado al cuerpo. Para facilitar que el espíritu encarne debidamente y el niño sea clarividente como Rudolf Steiner, durante los primeros 7 años no debe pensar, no debe tener acceso a la información, no debe conocer hechos. Un ejemplo revelador lo da Grégoire Perra quien, habiendo sido alumno Waldorf, adepto a la secta y profesor Waldorf, dio la alarma sobre los métodos de sutil indoctrinación de los steineritas, por lo que fue demandado por difamación y declarado inocente por la justicia francesa.

Algunos ejemplos de lo que Steiner le indica a los profesores que deben hacer: "No debemos temer hablarle a los niños sobre la Atlántida. No debemos omitir eso. Podemos incluso presentarla en un contexto histórico. Pero entonces tienen que rechazar la geología estándar... la edad de hielo es una catástrofe atlanteana. El antiguo período glacial y las condiciones promedio recientes en Europa no son sino lo que ha ocurrido desde que se hundió la Atlántida".

Las delirantes enseñanzas Waldorf están destinadas a presentar como realidad las creencias de Steiner en las más diversas supersticiones, desde que los continentes son islas que "flotan en los mares" ancladas por las estrellas, de modo que: "cuando cambian las constelaciones, los continentes cambian".

Y, sobre todo, se hace cuanto sea posible por impedir que los niños razonen o aprendan hechos. Una profesora Montessori y defensora de la pedagogía basada en la evidencia recuerda su paso por una escuela Waldorf:
En Historia, a los niños se les enseñaba la "historia como un proceso de desarrollo paralelo al desarrollo de los niños, con la civilización occidental en el pináculo", y los mitos y leyendas antiguos como hechos históricos.
Esto es consistente con el racismo consustancial a las enseñanzas de Steiner.

Cuenta además:
En otra ocasión, un alumno de sexto grado me preguntó cómo funcionaba la copiadora de la oficina. Antes de que pudiera abrir la boca, una profesora corrió hacia el niño y le dijo que había un gnomo dormido en la caja, y que cuando se oprimía el botón, se encendía una luz, lo despertaba y él copiaba rápidamente el papel que se ponía frente a él y pasaba la copia por la abertura. Después de que el niño se fue, se me dijo que no podía "envenenar" la mente del niño con "hechos duros y fríos como piedras".
Y lo peor es que muchos padres no saben nada de esto, creen que inscriben a sus hijos en una forma educativa válida, legítima, honesta y estudiada, con el "apoyo" de la UNESCO y alguna validacion académica real, lo cual no es verdad.

De hecho, hay un creciente movimiento de denuncia de las barbaridades sectarias que mueven todas las actividades de la "educación Waldorf", entre ellas Personas en favor de Escuelas Legales y No Sectarias (PLANS)Waldorf Watch y denuncias varias... desgraciadamente todo ello en inglés, mientras que en el mundo hispanoparlante los steineritas, en todas sus ramas, trabajan con una impunidad casi absoluta.

Para terminar, un detalle curioso es que las escuelas Waldorf hacen un intento constante por disociarse de la secta antroposófica. Una y otra vez hablan de "inspiración" en Steiner pero niegan ser integrantes de la red de su religión. Lo mismo que han tratado de hacer los líderes antroposóficos de Banca Triodos en sus respuestas indirectas a la entrada original, afirmando que "las personas de Banca Triodos" se asocian "libremente" y porque quieren a una visión religiosa, pero que no tienen relación entre sí.

Sin embargo, la relación es imposible de ocultar, no sólo por la estrecha relación de destacados jerarcas antroposofistas con todo el "movimiento" Waldorf, sino porque en sus publicaciones está presente todo el entramado Steiner. Un ejemplo es la revista Nº 13 del sitio oficial de los Colegios Waldorf (pasa lo mismo en las demás), donde encontramos loas arrebatadas al gurú Rudolf Steiner (la educación Waldorf no tiene aportes de nadie más, todo se ajusta a lo que dijo este personaje, sin importar los avances logrados desde 1919 en ciencia, psicología y pedagogía)...



... hasta una reveladora lista de anunciantes, todos ellos parte de la trama antroposófica, la mayoría directamente negocios propiedad de la secta: 


  • Alieco es distribuidora de Démeter, la opulenta empresa que "certifica" laagricultura biodinámica obtenida por Steiner también del "registro akáshico".
  • Asociación de Agricultura Biodinámica, otra marca de Démeter.
  • Cal Valls, empresa de alimentos certificada por Démeter.
  • Centro de Terapia Antroposófica, propiedad de la Fundación Canaria Antroposófica y que ofrece terapias milagrosas para diversas afecciones.
  • Dr. Hauschka, empresa de cosméticos también propiedad de la antroposofía y fundada por Steiner.
  • Editorial ING, especializada en libros antroposóficos para niños.
  • Editorial Rudolf Steiner, la multinacional editorial de la secta.
  • Fundación Círculo de Arte Social, que no tiene nada que ver con el arte ni la sociedad, sino con la meditación antroposófica.
  • Fundación Rudolf Steiner, el eje de las actividades de la secta en España.
  • Triodos Bank, el banco que financia las actividades de la secta.
  • Weleda, empresa de pseudomedicamentos propiedad de la antroposofía.

Por desgracia, sin embargo, difícil será que las autoridades educativas españolas, empeñadas en la destrucción de la educación pública, se preocupen por investigar las prácticas de esta pedagogía que, junto con las demás ramas de la secta antroposófica, siguen creciendo en poder político y económico.
(Postdata: Nada asombrosamente, la entrada dedicada a la Pedagogía Waldorf en la triste Wikipedia en español no menciona nada de esto, ni ninguna crítica, ni a ninguno de quienes se consideran sus víctimas, ni siquiera informa sobre las bases de la "ciencia espiritual" de Steiner, sino que funciona como una pieza publicitaria engañosa más de esa enciclopedia irracional.)


Votar esta anotación en Bitácoras.com