miércoles, 5 de junio de 2013

Próximas citas

Como suele ser habitual en estas fechas empiezan a amontonarse las convocatorias. Os cito las tres más próximas:

6 de Junio: Logroño. Conferencia "En un tomate hay más tecnología que en un i-phone", dentro de "El Ser Creativo Express Logroño", a partir  de las 17:00 y financiado por la Fundación Riojana para la Innovación, que se celebra en el Rioja Forum. La entrada es gratuita pero hay que inscribirse aquí


15 de Junio: Barcelona. Escépticos en el pub "Transgénica o ecológica ¿Cual será la comida del futuro?" a las 19:45. En el centro multimedia La Papa ( Calle Tapioles, 12 bajos
08004 Barcelona (Poble-sec)).

1-2 de Julio. Albacete. Curso de Verano de la Universidad de Castilla la Mancha. "Escepticismo y pensamiento crítico. La ciencia ante los fenómenos paranormales o las vulgares estafas", yo participaré el día 1 de Julio a las 11:00 con una charla que lleva el título genérico de "Los Productos Naturales ¡vaya timo!". Hay que inscribirse aquí.


Pues nada, que el que no se desvirtualiza es porque no quiere.



Votar esta anotación en Bitácoras.com

16 comentarios:

  1. Repasando la agenda de tus actividades, y comparándola con la mía, me pregunto, por un lado, cómo es que parece que no tengas nada más interesante o de utilidad que hacer, y, por otro, cómo es que yo no dispongo de todo ese tiempo para perder del que tú dispones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo tiene que interesarte si lees el blog y pierdes el tiempo comentando.

      Por lo demás, si no dispones de tiempo es porque:

      a) Te organizas mal.
      b) No trabajas lo suficiente.

      Así que hala, levanta el culo de la silla, para de dejar comentarios tontos en blogs y ponte a hacer cosas útiles.

      Eliminar
    2. Mis descansos son libres para perder el tiempo en ellos si así lo decido, y no sé qué o quién diablos te crees para dictar lo yo que haga o dejes de hacer.

      Lo indignante es lo tuyo. Y no me refiero a lo que hagas o dejes de hacer los domingos y fiestas de guardar, que, a diferencia tuya, no seré yo quien dicte estupideces sobre lo que tienes que hacer con ese tiempo libre: Se supones que trabajas de profesor y hasta de "investigador", a tiempo completo. No veo ninguna justificación para que te sigan manteniendo esos puestos, viendo tu más que cuestionable uso de tu tiempo laboral.

      Eliminar
    3. Bueno, pues si descansas demasiado no te quejes de que no te da tiempo a hacer tantas cosas como hago yo. Por lo demás si piensas que no rindo en mi trabajo, te invito a que pongas una queja en mi Universidad.

      Pista: Como a cualquier profesor Universitario, mi actividad investigadora y docente se evalúa cada año.

      Eliminar
  2. Déjale, seguro que se pasa el día diluyendo gotitas en agua que luego empaqueta en terrones de azúcar para venderlo a precio de oro.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo...¡¡Ya quisiera yo tener la ciencia que tiene JM Mulet para decir las cosas tan interesantes que dice!!

    ResponderEliminar
  4. Título que vende: "En un tomate hay más tecnología que en un i-phone" (creo que lo que se quiere decir es "iPhone", pero pone "i-phone". En fin).

    Pero, ¿qué es "tecnología"? ¿Y qué quiere decir "más tecnología"? ¿Cómo se determina la "cantidad de tecnología" contenida en un producto (si es que sabemos en qué consiste "tecnología" para el autor del llamativo título)?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hubieras venido a la charla lo sabrías.

      Eliminar
  5. Estimado señor Mulet.

    Le aseguro que no he remitido comentarios a webs o fórums más de 4 ó 5 veces en mi vida, y ya soy cincuentón, pero ha conseguido usted despertar mi interés. Intentaré ser conciso. Lo crea o no, ya hace un par de décadas que conozco de primera mano lo que se suele calificar como "círculos del poder político y económico" en este país. Y esto es una cuestión de fe, de las que tan poco le gustan: o lo cree o deje ya de leer. Dicho lo cual, su cruzada contra "los productos naturales" y diversos productos empleados en la industria alimenticia y farmacéutica, concretada en lo que diré a continuación y particularmente en la actitud de los poderes públicos y la legislación, solamente puede obedecer a:

    1. Incultura, poca inteligencia o fanatismo, cosa que no es el caso.

    2. Sencillas ganas de chinchar; cosa que podría ser, pero estoy seguro que tiene ustes aficiones más gratificantes.

    3. Ser un simple iluso.

    4. Compartir intereses econónimos y personales; cosa que ignoro. Y ya le digo que me parece muy lícito y moral aumentar su peculio vendiendo libros e impartiendo conferencias, aunque simplemente sea porqu yo también lo hago.

    5. Proceder de y desenvolverse en un ambiente ideológico coincidente. Cosa que me parece lo más probable.

    De entre las opciones anteriores, señor Mulet, habré de aceptar la quinta como más probable y la tercera como la siguiente con más posibilidades. Porque, sinceramente, si duda usted de las actuales presiones, telúricas diría yo, de las grandes corporaciones agro-alimentarias y de la industria farmacéutica en la política nacional e internacional, de su enorme influencia en los partidos políticos y gobiernos y en que, simplemente, hay centenares de políticos a sueldo (sí, señor Mulet: a sueldo) de esos grupos de presión, es que no hay más opciones: o es usted un iluso, o comparte intereses, o proviene de un ambiente social y cultural coincidente con esos intereses. Y equiparar la capacidad de modificación de la legislación y la política que tienen esos grupos de presión a la que puedan tener asociaciones de consumidores y organizaciones medio-ambientales, no puede merecer sino la misma conclusión.

    También debe suceder, señor Mulet, que esté usted demasiado maniatado por su formación científica y no pueda llegar a apreciarlo en su totalidad: las presiones e injerencias de esos grupos NUNCA conseguirá nadie probarlas utilizando la única forma que a usted le satisface, esto es, el método empírico y científico, porque los sujetos de estudio se niegan a ser estudiados. Y, yo, lógicamente, tampoco puede aportarle pruebas científicas. Y, créame, a casi todos esos grupos de presión les es absolutamente indiferente que la gente enferma o muera o que desaparezcan especies y ecosistemas.

    Señor Mulet, le parecerá increible, pero además de las pseudo-ciencias y les "trencadores d'enfit" de nuestro pueblo, hay realidades que existen y que nunca podrá analizar y probar a través del método científico. E insisto, le parecerá increible, pero esas realidades existen y, como las profundidades del Cosmos y la tramitación de los planes generales de ordenación urbana, son insondables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ese conocimiento no científico quien lo tiene ¿la Iglesia? ¿los Illuminati? ¿usted?

      Eliminar
  6. ¿Para cuándo una reseña del doucmental Food Inc? Me gustaría mucho conocer tu opinión sobre el mismo y que le pegaras un buen repaso. Es mucho más interesante que La Enzima Prodigiosa, te lo aseguro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre voy pillado de tiempo, y cuando lo tengo prefiero ver otras cosas. Pero no descarto hacerlo algún día.

      Eliminar
  7. Señor Mulet, con esto me despido, por lo que me permitiré ser extenso.

    Me parece que la razón por la que ha despertado usted mi atención es porque me he reconocido, o mejor dicho, he reconocido al chico que yo era hace ya muchos años: un "xiquet" mucho más inteligente que la media, con más cultura, con mucha facilidad de palabra y muy dotado para la oratoria y la demagogia, que creía que, al menos en su campo, pocos se le resistían, y que siempre estaba ávido de debates y tertulias para despedazar a los que se le ponían por delante. Eso hasta que topó con el General Tiempo.

    Señor Mulet, los recursos efectistas y las cortinas de humo se acaban , aunque todo el mundo tiene derecho a sus 15 minutos de gloria. Puede ser que no me haya explicado, así que lo ilustraré. Supongo que, viniendo usted de la localidad de dónde viene, tendrá pocas dudas que en la política urbanística valenciana el interés público priva bastante poco y que se imagina las presiones que a la hora de confeccionar la normativa ejercen las empresas promotoras y constructoras, los grandes propietarios y los grandes comerciantes (v.g. los hoteleros). Y si lo duda, sinceramente y no de forma impostada, es que hemos hallado el misterio: o es usted un iluso o proviene de ese ámbito y le interesa la perpetuación del estado de las cosas. Dichas presiones son variadas y coloristas: yo he estado en fiestas en chalés del Montgó en que se ha untado (abundantemente) a concejales y alcaldes; he visto cómo un compañero de profesión había de acabar cerrando su despacho y el de su hijo por negarse a encabezar una lista electoral local y, como represalia, ver como se presionaba al 80% de su cartera de clientes (empresas) para que lo abandonaran; he presenciado como el técnico municipal acudía a una urbanización y marcaba con pintura el lugar en que se debían efectuar las catas por el laboratorio de control contratado por el Ayuntamiento, y he visto al jefe de obra cinco minutos después borrando las cruces con aguarrás y marcándolas dónde él quería, a presencia del técnico del laboratorio.

    Señor Mulet, una misma realidad se puede analizar mediante diferentes métodos y se pueden extraer conclusiones diferentes. Puede usted pensar y defender que las donaciones de Mercadona al Partido Popular son porque los hermanos Roig desean que se revoque la legalización del matrimonio homosexual o la Ley de la Memoria Historia. Si pretende analizarlo mediante el método científico, estoy de acuerdo en que difícilmente obtendremos otra verdad material. Si un tribunal pretendiera analizarlo a través del método jurídico, difícilmente llegaría a otra verdad formal (que es la que rige en derecho y es diferente a la verdad material científica). Pero si lo analiza desde otros de los saberes (por no utilizar la palabra ciencias) sociales, habremos de concluir que será usted bastante iluso si no llega a cierta conclusión. ¿Que es lo que sucede, señor Mulet? Lo que ya le dije: que determinados intereses y las personas que los encarnan tienen la extraña costumbre, a diferencia de los polímeros, de no querer que se les analice. Así que imagínese lo que sucede cuando de la aprobación de una norma jurídica no depende una urbanización de 10 millones de euros sino un negocio de 10.000 millones, de qué categoría son las presiones y de qué entidad ciertos estudios. Y de la misma manera que se compran y/o se amenazan políticos, se compran y/o se amenazan científicos y departamentos enteros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y no lo denunció? Su silencio le hace complice.

      Eliminar
  8. E, insisto, que (aunque sea una pose) es simplemente ridículo pretender que puedan tener la misma influencia las presiones que pueda ejercer un grupo ecologista o una asociación de consumidores, que las que puede ejercer una empresa multinacional que esté implantada en varios países, en cuyo capital social participan entidades bancarias, que a su vez están participadas por otras grandes sociedades y que conceden créditos o contratan publicidad a grandes grupos de comunicación.

    En cuanto a la superioridad moral que parece arrogarse, por “la independencia de sus estudios”, frente a alguna de las asociaciones y grupos que ha criticado, créame que soy sincero cuando le digo que el sentimiento que me ha provocado es de ternura. Le animo a que inicie usted una campaña en contra de la política de la Generalitat Valenciana, por ejemplo para denunciar la subida de las tasas universitarias, o la reducción de las becas o del presupuesto en investigación o, más concretamente, para la defensa de la enseñanza en valenciano en el Politécnico de Valencia. Se sorprenderá de cuán rápidamente se plantea usted su independencia ante ciertas reacciones. Y en esto no podrá quejarse: solamente y enteramente de usted depende su comprobación empírica.

    Y con esto acabo, señor Mulet. Me parece usted lo que los valencianos llamamos "un bon xic". Espero, por su buen futuro, que su falta de argumentos ante mi opinión anterior se deba a su desidia por todo aquello que no se pueda reproducir en un laboratorio y no por falta de agilidad (muy pobre, eso de la Iglesia y Reptilia...). Porque, si continúa usted por la senda por la que va, no es que llegará el debate en que le sacará los colores un xiquet más inteligente que usted, sino un señor inculto, basto y con los sobacos sudados pero que tendrá aquello de lo que le hablo y que no se puede reproducir en un laboratorio. Créame, señor Mulet, que si actúa usted únicamente por ego o por peculio, llegará ese día. Y si actúa porque está sinceramente preocupado por el medio ambiente y el interés general, le juro por mi vida que ha equivocado su diana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede ver el gran poder de todas las empresas de Biotecnología en el hecho que en 18 años solo han conseguido la aprobación de tres transgénicos en Europa.

      Eliminar